Los hombres que no amaban a las democracias

Erase una vez un país de Sudamérica con presidente que no amaba a las democracias. Envidiaba a los dictadores de los pises vecinos. Sin embargo, en ese país había una constitución que no permitía más de una una legislatura en el poder a sus presidentes.

Como no había una salida legal posible, ese presidente intentó modificar la constitución con el fin último de perpetuarse en el poder. Pero esa constitución advertía expresamente sobre la imposibilidad de modificar ese artículo concreto; El que hacía referencia al mandato de los presidentes. En ese país había además un congreso, una oposición, un poder judicial  (¿Vamos a llamarlo tribunal Supremo?) y un ejército.

Pero ese presidente quiso obviar la prohibición de la constitución y celebró un referéndum para modificar la constitución como habían hecho aquellos a los que idolatraba. En este punto, las instituciones, considerando al presidente  un serio peligro para la legalidad del país y tras haberle advertido en numerosas ocasiones decidieron desterrarlo con ayuda del ejército pero sin pegar un sólo tiro. Por qué lo desterraron en lugar de juzgarlo, -la verdad- no lo tengo muy claro. Quizás para evitar crear un nuevo mártir revolucionario.

A pesar de todo lo que les he narrado, en este país no se rompió la normalidad democrática. Siendo así, se celebraron unas nuevas elecciones democráticas (a las que no se presentaron ni el presidente que no amaba a las democracias ni el responsable de su destierro) en las que se eligió a un nuevo presidente en las urnas.

A estas alturas pensarán que estoy de Honduras, Zelaya, Micheletti y Porfirio Lobo, pues más o menos, pero no del todo… ¡Estoy hablando de separación de poderes! Estoy hablando de seguridad jurídica, estoy hablando de democracia, estoy hablando de libertad y sobre todo estoy hablando del cumplimiento de una constitución.

S se trata de mis sentimientos personales, lo que yo siento principalmente ante este caso es envidia; y espero nunca tener que necesitar seriamente en España, la separación de poderes.

Pues por desgracia nuestra vivimos en un país el que el poder judicial está tan politizado que hay jueces de izquierdas y jueces de derechas, lo cual no entiendo, como tampoco entiendo que se pueda juzgar un delito concreto, desde una perspectiva derechas o desde una perspectiva de izquierdas; Como tampoco entiendo que los políticos metan a sus jueces en el tribunal constitucional ni que elijan al ministro de justicia.

El porque del apoyo inicial a Zelaya por parte del Premio Nobel de la Paz, es otro de esos misterios que posiblemente, quedarán sin resolver para la posteridad. No obstante -si quieren mi opinión-, me inclino a pensar que fue debido a una total y absoluta ignorancia de la situación. Pues a diferencia de lo que pienso de nuestros políticos, creo firmemente, que Obama cree en los valores -tan desprestigiados en España- de nación, separación de poderes , en la democracia y en el cumplimiento de la constitución.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s