Deslealtad

Pepe Blanco considera -o eso dice- que la visita de Aznar a Melilla es una deslealtad para con el Gobierno de España. Por su puesto entiendo muy bien su enfado pues El gobierno ha quedado en evidencia ante sus electores demostrando una vez más su incapacidad manifiesta, como hacen siempre que se les presenta la ocasión. Además parece claro que a todos los fascistas les suele molestar que los ciudadanos libres ejerzan sus libertades y más aún si el ejercicio de estas supone dejarlos en ridículo.

No obstante, a mí, me gustaría saber que han hecho los ministros de este Gobierno para merecer esa lealtad por parte de Aznar. Es más siempre que hablan de él no les duele en prendas menospreciar su gestión. Si quieren mi opinión lo que ha hecho Aznar viajando a Melilla, es hacer oposición. Esa oposición que Mariano Rajoy, que parece que esté en los laureles, nunca hace.

Mientras escribo estas líneas se me están ocurriendo algunos ejemplos de deslealtad con que les voy ha citar seguidamente a ver si a ustedes les parece lo mismo.

Deslealtad con EL Gobierno es viajar a Rabat cuando el incidente de Perejil como hizo ZP. Si quieren ejemplos de deslealtad con los españoles se me ocurre que aceptar un cargo de presidente siendo manifiestamente incapaz de ejercer dicha función como tantas veces a demostrado ZP, es sin duda una deslealtad. Esto mismo, se puede aplicar perfectamente a la mayoría de ministros y sus asesores.

Pero como estamos hablando de Melilla les voy a contar que los casos más flagrantes de deslealtad son los Moratinos y ZP por siquiera molestarse en interrumpir sus vacaciones. Por no hablar de Rubalcaba que no ha movido un dedo en favor de sus policías aunque sean mujeres o de La Ministra de igualdad que se ha olvidado de que los marroquíes han ofendido a las mujeres policías por razones de género.

Anuncios

2 Respuestas a “Deslealtad

  1. Jose Antonio Urrestarazu Orueta

    Como ZP, Rubalcaba ha nacido en una época erróneay en un lugar erróneo. Ambos son putrefacta basura moral. Desde luego, tras el 11-M, que fue urdido y aprobado por ellos, se puede decir que la Historia los señalará como la mayor desgracia de España comparable a la mismísima guerra civil 1936-39. La guerra civil fue evidentemente cruenta; el zetaperismo lo es así mismo con su 11-M, sus guerras exteriores, sus atentados etarras… La guerra civil duró 2 años, 8 meses y 13 días; el zetaperismo durará, al menos, 8 años. La guerra civil fue el enfrentamiento en las dos Españas; el zetaperismo es la resurrección efectiva de aquellos viejísimos fantasmas, en los que se regodea el infame. La recuperación económica y social de la guerra civil fue dura y larga; la recuperación económica y social del zetaperismo será durísima y larguísima. Desgraciadamente: al tiempo.
    Por todo ello, y rememorando al malnacido Francisco Largo Caballero, propongo el eslogan para los próximos diecisiete meses: ¿Largo Caballero? ¡No gracias!, ¿Largo Zapatero? ¡Si por favor!
    Fdo:: José Antonio Urrestarazu Orueta
    Bilbao, España.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s