Eran otros tiempos

En un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme y en tiempos de posguerra nació un hombre en el seno de una humilde familia. Este hombre de humilde familia se caso a una edad temprana como era costumbre en la época y tuvo que emigrar a Valencia en busca de una vida mejor.

Resulta que encontró trabajo de albañil; a base de duro trabajo consiguió mejorar su estatus, se compro un piso (con hipoteca) un coche y tuvo 2 hijas. El tiempo pasaba y él, que iba progresando paulatinamente; compró un terreno en su pueblo para hacerse una caseta. Con su humilde sueldo le alcanzaba a mantener a sus hijas su mujer, el coche, la hipoteca y hasta una segunda residencia. Sin duda, ha dado a su familia una calidad de vida mucho mejor que sus padre le dieron a él…

Seguro que conocen a más de una persona que encaje con este perfil, pero no sé si se han dado cuenta de por que les cuento esta historia. El hecho es que antaño, con un sueldo humilde se podía mantener una familia un segunda vivienda a la que acudir todos los domingos, y hoy en día, con un sueldo a duras penas una persona sola si tiene una hipoteca. ¿En esto consiste el estado del bienestar?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s