Archivo de la etiqueta: Autonomías

El árbol que no deja ver el bosque

20120118-001408.jpgTras el modélico traspaso de poderes en el que el gobierno saliente ocultó un 2% del déficit, resulta que sólo tenemos un déficit del 8% y que hay que subir impuestos. No quiero, ni imaginar lo hubiera sido un traspaso no ejemplar que hubiera acarreado con responsabilidades penales. ¿Un desfase del 5% tal vez?
Disculpen la ironía, pero ocurre que no me creo lo del 8%. Es más, si quieren mi opinión, el déficit sobrepasa el 15%, sin contar Andalucía que seguro que esconde algo.
El hecho, es que han subido todos los impuestos exageradamente y a pesar de ello, nuestra nota ha bajado 2 puntos según las agencias de calificación, dicho de otro modo, las agencias de raitng no creen en que seamos solventes.
Por otra parte, mucho me temo que si el PP gana las elecciones andaluzas, ni descubriremos lo que esconden en Andalucía, ni llegaremos a saber el déficit real.
Pienso que lo maquillarán para no alarmar a Europa. No obstante, de lo que si estoy seguro, es de que subirán el IVA, para compensarlo.
Y ahora, que parecen haberse agotado los culpables (los neocons, los malditos especuladores, la crisis internacional), lo más fácil es culpar de la situación a Las Autonomías gobernadas por el PP. Pero no debemos olvidar que el último responsable de lo ocurrido en España es, o mejor dicho fue, ZP…

Camps

Lo cierto -me crean o no- es que yo no he sido nunca un gran partidario de Camps. No lo he sido, entre otras cosas, por que no ha sido capaz de aplicar políticas de austeridad para reducir la deuda de La Comunidad Valenciana.

Les ruego que no me mal interpreten pues no estoy hablando de la visita del Papa, de La Amerca’s Cup ni de La Fórmula 1, que a pesar de todas las críticas progres, yo considero que han sido muy positivas para Valencia. Estoy hablando de la infinidad de organismos heredados del PSOE (o de Zaplana) que no desarrollan función alguna, salvo la de mantener empleados a gran cantidad de funcionarios -parásitos diría yo-. Por no hablar de las subvenciones a organizaciones que -por qué no decirlo- son en su mayoría de corte izquierdista.

Digamos que de un político de derechas cabría haber esperado mayor austeridad, que hubiera cortado de raíz las alas a toda esa caterva de instituciones públicas y que hubiera cerrado el grifo de todas subvencionadas que apesebran a tantísimos parásitos. En resumen, Camps no ha sido -en mi opinión- tan buen gestor como cabría esperar.

Para continuar, también tengo quejas de su política lingüística, que ha supuesto un verdadero azote para los que hablamos español y que -por que no decirlo- ha sido más típica de un estado nacional socialista, que a la de una democracia liberal avanzada.

Con todo y con eso he de decir que yo voté a Camps y lo hice por dos razones, la primera y más obvia es que no hay una alternativa decente. Además, soy consciente de que en lugar de Camps estuviéramos hablando de un Presidente del PSOE, hoy no hablaríamos de trajes… Hablaríamos de caballos árabes de áticos o de coches de lujo. Además Valencia podría quedar sumida en el más absoluto abandono como ya lo estuvo antaño.

La segunda razón y más importante, no la puedo explicar por que tendría que extenderme aún más y probablemente no lo soportarían… Si la quieren conocer, simplemente vengan a La Comunidad Valenciana y verán.

La doble vara de medir

Los 650 millones de euros del escándalo de Mercasevilla, equivalen aproximadamente a 10 Gürteles, en términos económicos. Sin embargo al margen de la cuantía económica hay una gran diferencia entre las dos corruptelas. En el caso Gürtel se trata de personas particulares que tratan de de ganarse el favor de políticos a base de comprarlos con pequeños agasajos. En el caso de Sevilla, son los políticos los que de motu propio, usan el dinero público para favorecer a sus familiares y amigos a costa del contribuyente.

Otra cosa que llama la atención es que a la Fiscalía del Estado no este, o no parezca, interesada en juzgar el asunto sevillano y dejen las diligencias en manos de un juzgado local andaluz. ¿Será que no consideran 650 millones un fraude lo bastante importante? ¿Será que un fraude al sistema publico de pensiones no es lo bastante grave? El caso es que, en esta ocasión, no se han visto detenciones espectaculares con gente esposada, como suele pasar cuando los escándalos afectan a políticos del PP.

Además están, algunos medios afines al Gobierno como el diario El País parecen estar muy preocupados por los tres trajes (y el chaleco blanco) de Camps y evitan -en lo posible- informar de Mercasevilla. De hecho, este periódico dedica páginas y páginas a la corrupción valenciana y párrafos a la sevillana.

Pienso, que en justicia, si dedica páginas a la corrupción valenciana debería dedicar periódicos enteros a la sevillana. Considero que si El Caso Gürtel ya ha dado de si 3 años de fulgor mediático, el tema sevillano tendría que durar en los medios más de 30 años.

Trini puede

Soy de la opinión que donde menos democracia hay es en el seno de los partidos políticos, y que esto es un hecho que en absoluto depende de la ideología de estos, sean de derechas o de izquierdas, funcionan exactamente igual. Como esto admite pocas discusiones, no pensaba darles mi opinión  sobre el circo que están montando los socialistas en La Comunidad de Madrid entre Trinidad Jiménez y Tomás Gómez. Y lo llamo circo, por que opino que el único motivo para celebrar estas primarias es el de hacer de cortina de humo para que no se hable de paro, ni de huelga, ni de sindicatos, di de nada relevante para la sociedad española.

Reconozco que soy total desconocedor de los méritos de Tomás Gómez. Con referencia a Trinidad Jiménez, hasta donde yo sé ha sido un Ministra de cuota encargada de Sanidad con una gestión mediocre, que nos ha costado un pastón en vacunas inútiles, pero dado que la mediocridad  es la tónica general de nuestra clase política y no tengo constancia de la no mediocridad de Tomás Gómez, me resulta difícil decantarme por uno u otro candidato, aunque Trinidad sea la preferida de Nuestro Gran Timonel.

No obstante, mi opinión sobre Trinidad cambió radicalmente el viernes, al oír unas locuciones suyas en la radio, según la cuales estaba orgullosa de su presidente Zapatero.

Además, Trinidad Jiménez en sus mítines no debate sobre nada interesante ni hace gala de sus bondades (o méritos), ni a explicar porqué es mejor ella que su contrincante, si no que más bien, se dedica a cargar contra Esperanza Aguirre.

Por todo lo expuesto he llegado inevitablemente al convencimiento que Trinidad Jiménez, es sin duda otra ministra socialista radical de cuota sin talante ni talento alguno.

Vejaciones

No sé porqué será, pero recientemente me han venido a la cabeza las vejaciones que sufrí de la mano del ejército cuando hice la mili. ¿Será quizás por que a mi también me raparon el pelo al cero? ¿Será porqué el ministro de defensa de aquel entonces, un tal Serra, no había hecho la mili? ¿Será porqué no recibí instrucción útil de ninguna clase? No sé, pero quizás debería escribir a la Junta de Andalucía para informarme a ver si cuando les hayan dado los ordenadores a los niños y a las mujeres víctimas de vejaciones durante el Franquismo, queda algo de dinero para mí.

Bromas aparte y a pesar de que me siento ultrajado cada vez que oigo hablar a los ministros del Gobierno porque pienso que me toman por tonto insultando a mi pobre inteligencia, soy consciente de que agua pasada no mueve molinos.

De todas formas, ningún ultraje puede ser tan grande como el sufrido por Patxi López esta semana, de la mano de ZP que ha pactado con el PNV a sus espaldas, para conseguir apoyo a los presupuestos generales del año que viene. Si yo fuera el lendakari sin duda habría dimitido en el mismo instante en que hubiera conocido la noticia, en el momento de en que hubiera sido víctima de semejante vejación. Además hubiera mi cargo a disposición del PP y hubiera informado de ello a Nuestro Gran Timonel como pienso que se merece… Le hubiera mandado un SMS.

¡Claro que a mi me gusta considerarme un hombre de honor!

Descentralización y bienestar

Parece lógico pensar que una  administración pública local tendría que funcionar mejor que una estatal por la proximidad de esta con el ciudadano. Acercar la administración al ciudadano, en mi opinión, es lo más sensato siguiendo los dictados del sentido común.

Sin embargo, en mi experiencia con la administración ha resultado ser todo lo contrario. Las administraciones locales siempre funcionan peor que las estatales. Hasta el punto que cuando más pequeño es el organismo en cuestión, peor funciona, llegando en demasiadas ocasiones a tales extremos que resultan inverosímiles. Como ejemplo de esto no hay más que ver la desorganización que campa por lo general  en la mayoría de los ayuntamientos de los pueblos pequeños.

A todo lo anterior hay que sumar los problemas añadidos que derivan de la incompetencia de nuestra clase política y su falta de previsión, que permitió que se crearan de gran cantidad de organismos duplicados encargados de realizar tareas duplicadas. Lo que supuso un gran exceso de funcionarios haciendo esos trabajos duplicados en esos organismos duplicados. Sin que el número de funcionarios disminuyera en el estado central. Pues como es sabido, los funcionarios gozan de un derecho adquirido, que los sitúa por encima de la pelouse, el derecho a no ser despedidos. Su trabajo plaza es una propiedad personal e –a Dios gracias- intransferible.

Además, hay que tener en cuenta el exceso de servicios que en teoría recibimos los ciudadanos hoy en día, esos que a la clase política les da por llamar Estado del Bienestar. Esos servicios de todo típicos de los países ricos desarrollados.

Por todo lo anterior soy de la opinión que ahora, que ya no somos un país rico, y al paso que vamos probablemente ya no lo seremos en los próximos 20 años. Sería un buen momento para ir desmantelado toda esa vorágine de burocráticos gobiernos inconexos y  descoordinados que a la postre, suponen un lastre para nuestro país, nuestras libertades y nuestra economía.

Estatuto personal

Mi opinión sobre El Tribunal Constitucional siempre ha sido la misma: es totalmente innecesario, pues sería suficiente con una sala de lo constitucional como tienen otros países. No obstante, creo que el TC ha hecho uno de  los ridículos más grandes de todos los tiempos con su veredicto sobre El Estatuto Catalán. Además, soy de la opinión de que este Estatuto, supone la muerte de la constitución de 1978 y de la España constitucional de la transición. Ahora seguramente tendrá que nacer una confederación de mini naciones.

No se mucho de leyes, pero que la constitución dice en alguno de sus artículos que todos los españoles somos iguales en derechos y obligaciones ante la ley. ¿O lo dice en el primer articulo? Pues si esto es así y todos tenemos que ser iguales ante la ley en derechos y obligaciones ¡Ya está! El Estatuto es anticonstitucional inconstitucional. ¿Ven que fácil? Sólo me ha llevado 2 minutos dar un veredicto y además se lo doy gratis total.

El caso es, que inspirándome en el dichoso estatuto y en su articulado mediante el cual  los que los nacionalistas pretenden gestionar ellos mismos  sus impuestos y decidir que es necesario dar al Estado y que es caridad solidaridad, se me ha ocurrido una suerte de estatuto personal, que además, seguramente, será constitucional. No obstante, si no lo es, me sigue pareciendo un sistema de distribución de dinero público más justo que el propuesto por El Estatuto.

Pues a mi me gustaría, y estoy seguro que a ustedes también, decidir como se distribuyen y para que se usan nuestros impuestos. El sistema es muy sencillo y probablemente ya habrán fantaseado con él alguna vez. Se trata de abrir más casillas en la declaración de La Renta. Así, con la sencilla acción de poner una X en las casillas correspondientes podríamos decidir sobre el destino del dinero público. Aparte de las ya existentes para La Iglesia y la obra social yo añadiría casillas para: los sindicatos, las cámaras de comercio, las autonomías, el paro, el cine español, las energías renovables, transporte público, coches oficiales, etc.